23/5/17

10 trucos que debes hacer para adelgazar por la noche [23-5-17]


10 trucos que debes hacer para adelgazar por la noche

Muchas mujeres no ingieren nada en la noche para no tener kilitos de más el siguiente día. Pero,  ¿sabes qué comer para adelgazar de noche o cuales trucos practicar para lograr a bajar de peso mientras estás durmiendo?
¡Toma nota!


1. Nada de sal.

Disminuye la ingesta de sal porque se mantiene en tu cuerpo y ocasiona la hinchazón en las mañanas. Es recomendable una cena ligera con verduras al vapor y proteína.


2. Preparar comida sana.

La comida envasada o precocinada tiene muchas calorías. Si se prepara en la noche la comida para el siguiente día, no sólo para ahorrar, sino para evitar comer comida chatarra.


3. Tomar agua.

De esta manera, se libera toxinas. Ello permite tener un sueño reparador.


4.  Entrenamiento nocturno.


Practicar deporte ayuda a perder peso, además que te da más fuerza y energía para realizar las actividades diarias.


5. Nada de hidratos de carbono.

Esto quiere decir que comer legumbres, cereales, pan, pasta no es tan bueno comer durante la noche. Ello es recomendable comer durante el desayuno o almuerzo.


6. Comer fruta.

No es necesario para el cuerpo ingerir azúcares, pero en las mañanas o después del desayuno o almuerzo es ideal una rica manzana o ensalada de frutas. De esta manera,  uno se llena de energía y no se siente necesidad de buscar más comida que justo engordan.


7. Aprende nuevas técnicas de cocina.


Es ideal cocinar los alimentos al vapor, al horno o a la plancha y que estén frescos.


8. Ducha con agua caliente.


Te ayuda a relajarte, eliminar toxinas y nutrir la piel de vitaminas y minerales. Además, al amanecer te sentirás renovada y con energía.


9. Acondicionar la habitación.

Bajar la temperatura del cuarto permite quemar hasta siete veces más calorías que aquellas personas que duermen en sitios con temperaturas elevadas.


10. Duerme a oscuras.

El dormir con las luces apagadas permite quemar grasa, ya que la hormona de la melatonina puede producir más grasa parda.

 

22/5/17

Obesidad infantil: una técnica para combatirla [22-5-17]


Obesidad infantil: una técnica para combatirla

Comprueban que hacer que los chicos esperen 30 segundos entre un bocado y otro hace que bajen de peso, dado que la señal de saciedad llega al cerebro y no comen más de la cuenta.

Esta vez, la propuesta para combatir la obesidad no es sobre qué comer sino sobre cómo. Hacer que los chicos coman más lento sería una buena alternativa para disminuir la obesidad. Así lo afirman estudios de la Universidad de California en San Diego y de la Universidad Nacional de México, cuyos resultados fueron publicados en la revista Pediatric Obesity.

La clave está en hacer esperas de 30 segundos entre un bocado y otro, dado que el proceso en el cual el sistema digestivo le envía al cerebro la señal de saciedad tarda 15 minutos. De esta forma, los jóvenes comen más lentos y así se percatan de que están satisfechos y no comen más de la cuenta.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores observaron comer durante un año a 54 chicos, de entre 6 y 17 años. Después los dividieron en dos grupos y, a uno se le pidió esperar 30 segundos entre cada bocado y masticar lentamente, y al otro no se le dio indicaciones.

Para asegurarse de que los menores dejaban pasar exactamente 30 segundos entre un bocado y otro, se les dio un reloj de arena que duraba justo ese tiempo en agotarse. Entonces ellos debían darle vuelta al reloj y no ingerir un nuevo bocado hasta que pasara toda la arena.

Resultados increíbles


Al cabo de un año, el peso de los estudiantes que masticaron lentamente bajó entre un 3,4 y un 4,8%. Por el contrario, en el otro grupo el peso subió entre un 8,3 y un 12,6%.

“Es un método simple, barato y fácil de seguir. No se necesita tomar medicamentos. No lo priva a usted de sus comidas favoritas ni de sus costumbres. Es más fácil que sea un plan duradero y no de esos que se abandonan a los pocos días. Simplemente, usted verá que está satisfecho con menos comida”, aseguró Marcos Intaglietta, uno de los investigadores.

Si bien el estudio se refirió a la obesidad infantil, cualquier persona puede poner en práctica este consejo, que no sólo le permitirá bajar de peso sino también disfrutar más de la comida y bajar un poco el ritmo de vida que llevamos.
 

20/5/17

La obesidad, un factor de riesgo para el cáncer [20-5-17]


La obesidad, un factor de riesgo para el cáncer

Argentina es el país con más casos de cáncer atribuibles al sobrepeso. Además de aumentar la incidencia, ejerce negativamente sobre la evolución de la masa anormal de tejido, el tratamiento y la sobrevida.

Alrededor del 20% de la población argentina sufre obesidad, según datos del Ministerio de Salud de la Nación, y este mal, además de aumentar la incidencia de enfermedades cardiovasculares, artrosis, problemas de sueño y diabetes mellitus tipo 2, se asocia en forma directa con el riesgo de padecer cáncer.

La obesidad es definida por un índice de Masa Corporal (IMC) igual o mayor de 30 Kg. /m2, de acuerdo a lo indicado por los especialistas.

Estas alarmantes cifras sostienen la teoría que dentro de América Latina, Argentina es el país de más casos de cáncer atribuibles al sobrepeso, y el segundo del mundo en ese ranking.

“Si bien los nuevos datos y asociaciones moleculares que se conocen entre el cáncer y la obesidad pueden llevarnos a obtener blancos terapéuticos; prevenir el sobrepeso y la obesidad siguen siendo la prioridad número uno para disminuir los factores de riesgo que predisponen al cáncer, con propuestas para educar y mejorar el acceso a un entorno más saludable”, explicó Lilia Cafaro, médica clínica y especialista en nutrición del Programa de Obesidad y Cirugía Mini Invasiva (OCMI).

En el área de Oncología, el sobrepeso se asoció con un incremento estadísticamente significativo del riesgo de desarrollar tumores considerados hormono-sensibles, como los de próstata, mama y endometrio, pero también cáncer de colon, recto, páncreas y esófago.

Se calcula que la obesidad y el sobrepeso serían responsables del 14% de las muertes por cáncer en varones y del 20% en mujeres.

19/5/17

Mesa al revés: se come la mitad de las verduras y el doble de carne que lo ideal [19-5-17]


Mesa al revés: se come la mitad de las verduras y el doble de carne que lo ideal

Surge de un estudio nacional. También faltan lácteos y hay exceso de dulces. Es justo lo opuesto a lo saludable.

La mesa de los argentinos fue puesta a examen y no le fue bien. Hubo bochazo masivo. Tras una larga investigación, expertos en nutrición lograron calcular cómo es la dieta promedio de las familias del país. Y fueron lapidarios: “Es justamente al revés de lo saludable, con mucho déficit en los alimentos esenciales y grandes excesos en los que deberían consumirse con moderación”. Algo con graves consecuencias para la salud.

El estudio del Centro de Estudios sobre Políticas y Economía de la Alimentación (Cepea), al que Clarín accedió en exclusiva, llegó a esa conclusión luego de relevar los consumos de todos los alimentos y bebidas a la venta en el país y compararlos con una dieta saludable.

El resultado fue que, en promedio, los argentinos comen más del doble de carnes, harinas y dulces que lo ideal. Mientras que se llevan a la boca sólo un tercio de las frutas y legumbres necesarias; menos de la mitad de las verduras y una cantidad de lácteos que resulta 43% inferior a la recomendada.

De carnes, por ejemplo, bastaría comer 170 gramos al día: el equivalente a dos hamburguesas. Pero el consumo real es 105% mayor (350 gramos). “Las carnes son alimentos de buena calidad nutricional, pero las que solemos comer tienen muchas grasas, de las cuales la mitad son saturadas, lo que suma calorías a una dieta que de por sí las tiene en exceso”, explica Sergio Britos, director del Cepea.

En el caso de la harina y sus derivados (como panificados, fideos o pizza), así como en papa y batata, la calidad nutritiva es baja. Pero llenan el estómago por poca plata y su consumo supera en 128% la ración ideal, que podría cubrirse con sólo una papa chica, dos mignones y unas pocas galletitas.

“Son calorías económicas, saciantes y muy arraigadas en nuestra cultura alimentaria. Tenemos el consumo de pan más alto del mundo. Esos excesos integran un conjunto de determinantes del aumento en el sobrepeso, obesidad y diabetes”, advierte el experto, autor del trabajo con su colega Nuria Chichizola y el aporte de Cecilia Simonetti.

La otra debilidad es el azúcar, que suele llegar “escondida” en las bebidas. Con más de 100 litros anuales por habitante, Argentina lidera el consumo mundial de gaseosas. Además, 38% de los líquidos de la dieta son infusiones como el mate y el té, que muchos toman dulces. Y sobran golosinas. En total, en vez de 8 sobrecitos diarios, se incorporan más de 20: un 122% más.

Del otro lado, las carencias. El cuerpo precisaría a diario 450 gramos de verduras (dos porciones abundantes) y otro tanto de frutas (tres medianas). Pero el argentino promedio sólo come 195 gramos de verduras (57% menos), 140 de frutas (69% menos) y con poca variedad. Lo que empobrece la dieta, promueve la obesidad y causa mortalidad prematura, tal como advierten los expertos.

¿Cuánta leche o yogur se debería tomar en un día? Tres vasos. ¿Cuánto se toma? Poco más de uno y medio. Y hay un 67% de déficit en legumbres, cereales integrales y pastas de sémola, alimentos de alta calidad, pero casi ausentes en la mesa. Mientras, en sodio, el consumo duplica lo recomendado.

Los investigadores afirman que los desequilibrios se registran en todos los niveles socioeconómicos, aunque “los excesos y los déficits son algo más marcados en los pobres”, con mayor carencia en vegetales y lácteos, y más exceso en panificados, harinas y azúcares.

Lo preocupante es que la situación parece haberse agravado en los últimos años, al crecer el consumo de dulces, harinas y carnes. Según datos de la industria, el consumo de pastas aumentó más del 50% desde 2004. Mientras que el de carnes, en igual lapso, se amplió en más de 30 kilos anuales por persona hasta un récord de 126, en especial por una mayor ingesta de pollo.

Los efectos son serios y, en muchos casos, irreversibles. “Todo esto –advierte Britos– se traduce en déficits y excesos típicos en nutrientes: ronda el 60% la proporción de personas de todas las edades con déficit de calcio”. Mientras, agrega, el exceso en el consumo de sodio o de azúcares agregados “alcanza a más del 75% de la población”. Y “prácticamente el 40% de los niños” sufre carencias de nutrientes porque comen poco o nada de lácteos, verduras y frutas. En ellos, el sobrepeso y la baja estatura son algunas de las consecuencias.

17/5/17

La obesidad afecta el funcionamiento del intestino, según un estudio [17-5-17]

La obesidad afecta el funcionamiento del intestino, según un estudio

Un equipo de investigadores españoles ha constatado que la obesidad altera el equilibrio de los microorganismos encargados del correcto funcionamiento del aparato digestivo (microbiota), un hallazgo que podría ser útil para tratar esta enfermedad.

El estudio, publicado en la revista científica Scientific Reports (del grupo Nature), ha sido realizado por investigadores del IDIBGI, el IRBLleida, el Institut de Tarragona y el Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), dependiente del Instituto de Salud Carlos III, en Madrid.

El intestino humano concentra una gran diversidad de microorganismos (bacterias, hongos, parásitos, etc) que forman un ecosistema denominado microbiota, que contribuye al correcto funcionamiento del aparato digestivo y que es muy sensible a los cambios metabólicos.

Las bacterias son los componentes más abundantes de esta microbiota y hasta ahora se conocía que su cantidad y composición estaba relacionada con trastornos como la obesidad o la diabetes.

En cambio, la diversidad de hongos, que representan entre el 0,03 y el dos por ciento de todos los microorganismos, ha sido tradicionalmente poco estudiada.

Ahora, los investigadores españoles han analizado la comunidad de hongos (microbioma) del intestino humano y cómo su composición varía en función de si el paciente es obeso o no.

Los científicos, liderados por el doctor José Manuel Fernández-Real, investigador del CIBERobn y del IDIBGI y jefe de la sección de Endocrinología del Hospital Josep Trueta de Girona, empezaron el estudio en 2012 sobre una muestra de 52 individuos, entre obesos y delgados.

Este estudio recoge por primera vez los resultados de un análisis comparativo del tipo y la cantidad relativa de hongos, tanto en la población obesa como en la delgada.

El trabajo describe como estos hongos varían en función de si la persona es obesa o no e, incluso, permite diferenciar si la persona obesa es metabólicamente sana o no.

Además, los investigadores se dieron cuenta que cuando la persona pierde peso aumenta un determinado tipo de hongos.

Este descubrimiento sugiere que la manipulación de la comunidad de hongos podría ser una herramienta con potencial importancia para el tratamiento de la obesidad.
 

16/5/17

Emociones negativas y enojo pueden causar obesidad [16-5-17]


Emociones negativas y enojo pueden causar obesidad

Un experto en nutrición indicó que ha detectado que algunos pacientes con obesidad presentan como rasgo común en su padecimiento, el tema del enojo

El nutriólogo Juan Manuel Romero Villa, afirmó que cuando estamos enojados, el organismo segrega adrenalina y cortisol que ocasionan un proceso de inflamación, esto hace que las células no puedan liberar energía y cuando no la liberan, el peso se incrementa.

Durante la presentación de su libro “El que se enoja engorda”, en la Universidad Iberoamericana Puebla, el ex alumno de Nutrición y Ciencia de los Alimentos, mostró su obra como resultado de su investigación académica y trayectoria profesional.

El especialista señaló que los trastornos de obesidad no sólo obedecen a causas endógenas (tiroides, problemas hormonales o síndrome metabólico), sino que también tienen su origen en causas exógenas como pueden ser los malos hábitos de alimentación y el sedentarismo.

Su propuesta se basa en su experiencia de más de 14 años, periodo en el que ha detectado que algunos pacientes presentan como rasgo común en su padecimiento de obesidad, el tema del enojo.

Romero Villa comentó que existe una relación directa entre vivir en el enojo y la obesidad.

“No solamente se trata de una emoción, el enojo es duelo y a veces también dolor”, indicó.

La coordinadora de la Licenciatura en Nutrición y Ciencias de los Alimentos de la Ibero Puebla, Beatriz Abundis, mencionó que el texto aborda la importancia de la voluntad para poder cumplir objetivos.

“Tomar la decisión de bajar de peso se debe a un acto consciente, que se basa en la voluntad y en el amor a sí mismo; comer sano nos ayuda a ganar salud, de no utilizar la comida como premio o castigo”, comentó.

La académica apuntó que esta publicación proporciona herramientas que permiten a las personas modificar los pensamientos y problemas de insatisfacción, que se ven reflejados negativamente en lo físico.
 

13/5/17

¿Es saludable la pizza? Sí y no, te explicamos

¿Es saludable la pizza? Sí y no, te explicamos


cnn.com

La pizza es saludable. Y no es saludable.

Dependiendo del tipo de corteza, la cantidad de queso y los ingredientes utilizados, la pizza puede clasificar en cualquier lugar desde nutricionalmente decente a un desastre de la dieta.

Incluso las pizzas sanas proporcionan una buena cantidad de sodio de la salsa de tomate y el queso, por lo que si estás reduciendo tu consumo de sal, debes comer con precaución. Por supuesto, el tamaño de la rebanada y el número de rebanadas que comes también cuenta.

Los puntos a favor de la pizza incluyen el hecho de que ofrece calcio del queso y licopeno de los tomates, que ayuda a combatir las enfermedades. Y la corteza de pizza hecha con harina de trigo integral (incluida la harina de trigo integral blanca) es más saludable que la corteza blanca regular, ya que ofrece granos enteros y fibra y se digiere más lentamente que los granos refinados.

Pero lo que pones en tu pizza puede afectar significativamente su valor nutricional. Ingredientes tales como peperoni, salchichas y queso extra pueden aumentar la grasa saturada, el sodio y las calorías, mientras que las rebanadas con cortezas más finas y cubierto con verduras tienden a ser más bajos en calorías, grasas saturadas y sodio.

Por ejemplo, un pedazo grande de la Thin 'N Crispy Veggie Lovers Pizza de Pizza Hut tiene 240 calorías, 4 gramos de grasa saturada y 710 miligramos de sodio. Sin embargo, una porción grande de la cadena de Meat Lovers Pan Pizza con salchichones, salchichas, jamón, tocino, cerdo y ternera tiene 480 calorías, 10 gramos de grasa saturada y 1.180 miligramos de sodio.

Las pizzas congeladas pueden ser una cena conveniente, pero también pueden variar en términos de ingredientes y valor nutricional, especialmente sobre la cantidad de sodio, por lo que es importante leer las etiquetas con cuidado (algunas contienen pequeñas cantidades de grasas trans). Las pizzas sin productos lácteos y sin gluten están disponibles, pero como con sus contrapartes tradicionales, si son saludables o no depende también de los ingredientes.

Cuando se trata de niños y pizza, un estudio reciente concluyó que el consumo de pizza entre niños y adolescentes se asoció con una mayor ingesta diaria de calorías y una mayor ingesta de grasas saturadas y sodio. El estudio también encontró que cuando la pizza se come como una merienda o de restaurantes de comida rápida, tiene un mayor impacto negativo en la ingesta de calorías.

La pizza consumida en las escuelas no afectó significativamente la ingesta de calorías de los niños, probablemente porque puede que no sea nutricionalmente diferente de otros platos en la escuela escuela, según los autores del estudio.

Si disfrutas de la pizza regularmente, intenta hacerlo en casa usando ingredientes más saludables, como panecillos ingleses de trigo integral, queso mozzarella parcialmente desnatado y salsa de tomate sin sal añadida. Y no te olvides de ponerle un montón de verduras; entre más colorida, será mejor.

11/5/17

La depresión se presenta en el 40% de las personas con obesidad

La depresión se presenta en el 40% de las personas con obesidad

De acuerdo a la OMS, más de 300 millones de personas en el mundo padecen depresión.

eldiariodecoahuila.com.mx

De acuerdo al IMCO (Instituto Mexicano para la Competitividad) nuestro país vive una epidemia de obesidad. El 32% de la población adulta en México tiene obesidad, de las cuales 7.3% tienen obesidad grado II, y 3.0% grado III o mórbida, lo que equivale a más de 2 millones de adultos con obesidad mórbida.

La obesidad, es una enfermedad que se caracteriza por ser un padecimiento multifactorial en donde intervienen elementos genéticos, metabólicos, psicológicos y ambientales que contribuyen al desarrollo del padecimiento. Dentro de los factores psicológicos relacionados con la obesidad, se encuentra la depresión. El riesgo de padecer depresión es un 55% mayor en las personas obesas, mientras que el riesgo de obesidad aumenta en un 58% entre quienes tienen depresión.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 300 millones de personas en el mundo padecen de depresión. Esta enfermedad se define como un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración. Este trastorno puede causar o ser la causa del estrés que, a su vez, puede provocar cambios en los hábitos alimenticios y en las actividades en general.

"Se ha encontrado que los pacientes con obesidad pueden presentar una mayor incidencia de trastornos psicológicos respecto de las personas sin obesidad”, expresó la Maestra en Psicología Mary Ann Mosti M., del Centro De Nutrición & Obesidad ABC del Centro Médico ABC se ha reportado que entre el 20 y 60% de los pacientes bariátricos manifiestan algún tipo de trastorno psicológico .

Investigaciones muestran que en pacientes que buscan tratamiento quirúrgico "El 40% de los pacientes con obesidad presentan depresión”, argumentó la Maestra Mosti. Por lo anterior es sumamente importante que el tratamiento de los pacientes con obesidad u obesidad mórbida (IMC >40) sea integral mediante un grupo multidisciplinario de expertos, es decir contar con la asesoría de médicos, nutriólogos y psicólogos.

Se ha demostrado que tratar la obesidad ayuda a reducir los sentimientos de depresión.  A mayor depresión, menor bienestar físico e insatisfacción con la imagen corporal.

La cirugía bariátrica por mínima invasión es una alternativa costo-efectiva, pues además de la pérdida significativa y sostenida de peso, resuelve las comorbilidades asociadas, evitando así el consumo futuro de recursos destinados a su tratamiento. El tratamiento quirúrgico está indicado en adultos de 18 a 65 años, con un IMC ≥40 kg/m² o ≥35 kg/m² que presenten al menos una comorbilidad por causa del exceso de peso.

La cirugía bariátrica está indicada cuando un tratamiento convencional para el manejo de la obesidad, como modificación al estilo de vida, régimen de dieta, ejercicio y tratamiento farmacológico, han fallado durante al menos 18 meses. "Hemos observado que los pacientes con obesidad mórbida que presentan un cuadro depresivo y que se someten a una cirugía bariátrica, conforme van perdiendo peso (kgs) van incrementando su autoestima y por lo tanto el estado depresivo también va desapareciendo”, comentó la Endocrinóloga, la Dra. Ruth Cruz.

La cirugía bariátrica es un método seguro para pacientes con obesidad mórbida,  los cuales se ha demostrado que después de un año  pueden perder hasta el 70% del exceso de peso lo cual se relaciona con una reducción acompañante del 18 por ciento en los síntomas de depresión.